Ya sean de casa, de cerraduras para coches en Madrid, de la oficina o de casa de tu madre, lo del ser humano con las llaves es una historia condenada a la tragedia. Todos hemos sufrido la pérdida, rotura u olvido de alguna y todos tenemos ese amigo que cuenta su particular odisea aquel día que quería entrar en casa y no tenía llaves.

En el caso del coche, la llave de repuesto es una de esas cosas que no echamos en falta hasta que la necesitamos. En ese momento, da igual que te fustigues por no haberlas hecho, y eso que te lo dijo tu padre: "niño, haz unas llaves de repuesto, que nunca se sabe". Llegados a este punto, o buscas un experto en cerraduras para coches en Madrid, o te las apañas para abrir el coche por tu cuenta.

Aquí van unos cuantos trucos que quizá puedan salvarte de la cara larga de tu jefe al ver que llegas dos horas tarde. Coge tus cordones y hazles un lazo como a la mitad. Introdúcelos por la rendija de la puerta hasta que el lazo se enganche al mecanismo de apertura y tira hacia arriba.

También puedes utilizar un alambre y moldearlo para conseguir una especie de gancho que introducirás por la ventana si tienes la suerte de habértela dejado un poco abierta, o por el hueco de la puerta hasta que encuentres el mecanismo. Si la sutileza no funciona, pasamos a la acción.

Con una barra metálica, un destornillador o cualquier elemento largo, haz palanca hasta que la puerta ceda. Si nada de esto funciona, siempre te queda llamar a tu seguro, a la policía o a un buen experto.

Si optas por nosotros, en eCarSecurity siempre estamos abiertos para atender y resolver cualquier duda o consulta que puedas tener.